radio en linea 105.9 FM

Malaquias 3:8-10 ¿ Robara el hombre a Dios?

Malaquias 3:8:9 es uno de lós textos bíblicos mas controversiales ya que esté especialmente nos  habla de los diezmos y las ofrendas y que todo cristiano debería conocer, al leer este versículo podemos comprender que Dios habla al hombre contundentemente con una pregunta fuerte robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado, Dios conoce al hombre y por eso lo reprende que no han cumplido en dar sus ofrendas y sus diezmos  y que aún el pueblo sabiendo que ha fallado no reconoce su error y persiste en este ya que el pueblo todavía contesta diciendo en qué te hemo robado? Desconocían el diezmo o se hacían los sordos? Dios por eso les habla fuertemente con la palabra.


El versículo 9 nos dice malditos sois por qué vosotros la nación toda me habéis robado, es claro que todo el pueblo estaba fallando y no cumplía la ley del diezmo y no asumían que estaban en un error, debemos entender que el diezmo es por ebediencia ya que es necesario que haya alimento en la casa, Dios sabía que muchas almas necesitadas y sedientas buscarían su casa y por esto era necesario  que hubiera alimento o comida, por qué no necesariamente el diezmo se pagaba con dinero o cash sino es espécies como trigo, maíz, arroz, frijoles, huevos, etc.

Dios es muy contundente de cómo y donde se deben llevar los diezmo y promete su bendición sobre aquellos que lo hagan y como recompensa no faltará el alimento en sus hogares y llegará la bendición hasta que sobre y abunde.

Versículo 9 nos dice Dios probadme en esto sino os abriré la ventana de los cielos, recuerda hermano las ventanas de los cielos estarán abiertas para aquellos que comprenden y entienden la palabra de Dios y la ponen en práctica.

Existen muchos testimonios de personas diezmantes que testifican para la gloria de Dios que el el diezmo ha hecho prosperar sus negocios y no solo eso su salud y sus hogares, recuerda que Dios está dispuesto abrir la venta de cielos hasta que sobre y abunde para aquellos que son fieles para Dios, recuerda que Las manos quedan nunca estarán vacías.